Judiciales y Policiales
A una semana de los allanamientos

Caso Golemba: "Necesitamos un lugar donde ir a llevarle flores a Mario"

A una semana de los allanamientos, Eliezer Golemba, hermano menor del desaparecido Mario Golemba, viajó hacia la localidad de Oberá.

A una semana de los allanamientos, Eliezer Golemba, hermano menor del desaparecido, viajó hacia la localidad de Oberá para presenciar las tareas que se realizan en una vivienda del casco céntrico.

Este martes, se realizaron allanamientos en una vivienda del casco céntrico de la localidad de Oberá, en el marco de la búsqueda de Mario Golemba, desaparecido hace 14 años en Dos de Mayo. La Justicia caratuló al caso como “desaparición forzada” y apuntaron contra policías de la Fuerza Provincial.

Eliezer, hermano menor de Mario Golemba, que al momento de su desaparición solamente era un adolescente, hoy acompaña las tareas de la Fuerza Federal. Durante la mañana, visitó al Obispo Damián en la Capital del Monte y a la salida, habló con medios que cubren el caso que tomó relevancia nacional.

Mostró su agradecimiento por el acompañamiento del Obispo, “estuvo siguiendo la causa y, a partir del comunicado que hicimos en redes sociales por el aniversario del año pasado, él fue uno de los primeros en comunicarse conmigo” señaló Eliezer.

“Rescato que justo llegaba Semana Santa y, entre las intenciones que tiene la iglesia católica, pusieron la causa de Mario como una de las más importantes”, expresó. Agregó que “estoy conmovido, porque yo no soy católico y él lo sabe. Me sorprende esa predisposición y compromiso con la causa, ese es el rol de la iglesia, involucrarse en estos hechos de desapariciones, torturas y asesinatos. La biblia nos habla y nos dice que tenemos un compromiso con la sociedad”.

Con respecto a la situación familiar con la búsqueda de Mario, Eliezer contó que “mi mamá está al tanto de todo, está muy fuerte. Hizo mucho ayuno durante todos estos años, eso le da la fortaleza para aguantar todo. Está más fuerte que todos nosotros juntos”, contó.

La familia de Mario sufrió no sólo la desaparición de Mario, sino que, ocho años después de perder el rastro del joven agricultor, el padre murió y según expresaron, habría fallecido por la tristeza que le generaba el no saber sobre el paradero de su hijo, con quien tenía una gran relación.

Eliezer comentó que diariamente se comunica con su madre y la mantiene al tanto de los avances de las investigaciones. “Me comunique con ella y le avise que no había aparecido en los lugares donde se tenían las sospechas más firmes, pero ella me dice que no importa, que ella entiende que es importante para nosotros y por más que no aparezca el cuerpo, la causa sigue”.

Durante estos días, se sumaron al expediente una gran cantidad de testimonios y, desde la familia Golemba son conscientes de que las investigaciones van a continuar con el correr de las semanas. “Es un delito de lesa humanidad, es imprescriptible, puede juzgarse aún sin cuerpo. Eso nosotros lo tenemos claro y nos da mucha tranquilidad”.

Eliezer, que hoy en día tiene la misma edad de Mario cuando desapareció, se refirió a las personas que estuvieron involucradas: “Les diría que hay una madre que está esperando los restos de su hijo. No podemos volver atrás y decirles que no hagan esto. Si hay una institución que todos respetamos, creamos o no en Dios, es a nuestra madre. Hasta el asesino piensa en la madre y se emociona. Hay que pensar en una madre que está reclamando los restos de su hijo. De alguna u otra forma, aunque sea anónimamente, digan el lugar donde están los restos de mi hermano”.

Luego dio detalles acerca del allanamiento que se realizó durante la mañana en una vivienda céntrica de Oberá. “Es un baldío que estaba dentro de los planes, eran datos que estaban en el plan de acción. Yo sé que ellos me quieren animar para que yo no decaiga, pero es una realidad que la causa recién empieza y suena raro que diga esto después de 14 años, pero la investigación seria comenzó recién el año pasado”.

Cabe recordar que el expediente por la desaparición de Mario Golemba estuvo cajoneado por más de 12 años hasta que, recién el año pasado, la Justicia Federal tomó las riendas de la investigación. “La Fiscalía me comentaba que con esta investigación ya tienen más cuerpos que la causa provincial. Es una falta de respeto hacia esta investigación decir que lo que hizo el Juzgado provincial fue una investigación. Esto es una investigación”, sentenció.

Por último, conmovido, hizo mención a que “yo espero que se haya roto el pacto de silencio, creo que hay muchas personas que están involucradas y quieren hablar, pero no sé porque no lo hacen, quizás no se animan, no por miedo a la Justicia sino hacia nuestra madre. Nosotros necesitamos los restos de Mario, queremos un lugar donde ir a llevarle flores que es lo que siempre reclamaba mi papá”, cerró Eliezer Golemba

Lectores: 173

Envianos tu comentario