Panorama Político de Misiones
Cambios

El radicalismo es la apuesta opositora para vencer al Frente Renovador

Carlos Rovira junto a Oscar Herrera Ahuad. (Dibujo: NOVA)

Con las elecciones del 7 de mayo a la vuelta de la esquina, los partidos y frentes opositores de Misiones van definiendo nombres para avanzar en la campaña que será más breve de lo habitual.

Con el oficialista Frente Renovador de la Concordia ya lanzado desde diciembre pasado, Juntos por el Cambio también definió sus candidatos para la gobernación y para las legislaturas. Aunque la distribución de candidaturas ya estaba definido entre la Unión Cívica Radical, el PRO y Activar (los partidos que integran la alianza en Misiones), restaba las confirmaciones de los nombres.

En lo que era un secreto a voces, el diputado nacional Martín Arjol fue elegido por la Convención de la UCR como candidato a gobernador. Se trata de un abogado de 41 años que fue concejal en Posadas y fue el candidato más votado en las elecciones de legisladores nacionales, asestando un duro golpe a la Renovación, que gobierna Misiones desde hace 20 años.

“Los tres partidos que conforman Juntos por el Cambio en Misiones eligieron a sus candidatos con sus respectivos órganos democráticos y en los tres casos se trataron de reuniones muy importantes, sentando las bases para competir y consolidar Juntos por el Cambio como un partido de poder de cara a los misioneros”, expresó Arjol en referencia a la lista de candidatos.

El legislador dijo además que se encara la elección “pensando en la amplitud del electorado misionero, teniendo en cuenta sobre todo a la numerosa población joven, por lo cual se enfocan las propuestas principalmente en la generación de empleo y en el sector productivo”.

Paralelamente, el PRO nominó en su Asamblea a la contadora de Montecarlo Natalia Dörper, como la candidata a vicegobernadora y Activar confirmó a Pedro Puerta como cabeza de lista de los diputados provinciales. De esta manera, Juntos por el Cambio ya completó la oferta provincial que competirá en la contienda electoral que se avecina.

“No tengo dudas que podemos ganar en esta provincia que necesita reformas estructurales. Hay un modelo después de 20 años que está agotado. Queremos trabajar en un proyecto productivo, que elimine impuestos distorsivos y que tenga la obsesión de generar empleo privado”, dijo Arjol.

La elección de un candidato radical representa un cambio en la dinámica de JxC en Misiones, que en los primeros años estuvo dominado por el PRO. La falta de figuras y de una estructura fuerte en el interior de la provincia del partido de origen porteño, terminaron decantando que la UCR tomará el volante de la alianza opositora.

Por su parte, el kirchnerismo se partió y competirá con dos frentes en la Tierra Colorada. Por un lado, La Cámpora, el Partido Agrario y Social, el Partido de los Trabajadores y del Pueblo, Unidad Popular y Nuevo Encuentro integran el “Frente La Fuerza de Todos”.

En tanto que los otros partidos molestos por la verticalidad del kirchnerismo duro, armaron el “Frente Amplio”, integrado por Tierra Techo y Trabajo y el partido Solidario, con el respaldo del Partido Comunista y el Movimiento Evita, entre otros.

El ala comandada por la camporista Cristina Britez definirá sus candidatos estos días pero por la desbandada de dirigentes se complicaría la posibilidad de competir en todos los municipios de la provincia.

Al margen de la cuestión electoral, en el gobierno misionero hay preocupación por la caída en los recursos correspondientes a la coparticipación, asunto que viene siendo motivo de reclamo desde hace mucho tiempo.

Un reporte de la consultora Politikon Chaco indicó que las transferencias automáticas del Estado nacional a las provincias mostraron un desempeño negativo durante el mes de febrero.

En ese mes, se distribuyeron 719.125,7 millones de pesos a las 24 jurisdicciones subnacionales, exhibiendo un incremento del 96,2 por ciento nominal y, al descontar la inflación (estimando el IPC nacional de febrero en 6,3 por ciento, basado en proyecciones privadas) presentaron una caída en términos reales del 2,8 por ciento, siendo el peor mes de los últimos seis.

En ese marco, Misiones captó un total de 22.870,9 millones de pesos que implica un crecimiento del 95,7 por ciento nominal interanual; pero al descontar la inflación regional (IPC NEA según estimaciones propias) la provincia mostró una caída real del 3,7 por ciento, el peor resultado desde el pasado agosto.

De momento, el gobierno espera la implementación de la zona aduanera especial, que podría ayudar a aminorar los impactos de la inflación y la crisis. El gobernador Oscar Herrera Ahuad estimó que en marzo el Ministerio de Economía nacional estaría firmando la resolución para una implementación inmediata.

“Desde diciembre comenzamos a trabajar con los borradores que hacen a la zona aduanera especial. Esos borradores van cambiando de acuerdo a la situación que vive la Argentina. Preferimos qué en esta primera parte, está enfocada en la matriz productiva de la provincia, porque la matriz productiva debe generar volumen, debe crecer, porque si lo hace crece el empleo, los salarios, la inclusión, crece el producto bruto de la provincia”, dijo el gobernador de Misiones.

Lectores: 387

Envianos tu comentario