Posadas
Quejas comunitarias

Posadas: vecinos se quejaron por la escasez de frecuencias de los colectivos urbanos

El aumento del boleto, sumado a la deficiencia del servicio,generó un malestar en la comunidad, que había presentado quejas con anterioridad.

Usuarios del transporte público de pasajeros en Posadas se muestran cada vez más enojados frente al aumento del valor del boleto, pero la deficiencia del servicio, que se acentúa cada vez más en la ciudad.

Según señalaron, hubo una disminución de las frecuencias de colectivos, lo que afecta enormemente a los vecinos de la ciudad capitalina, especialmente a los que viven en zonas alejadas. Por ello, diferentes comisiones vecinales se reunieron este miércoles para compartir las diversas problemáticas que enfrentan.

Los usuarios apuntaron contra el Grupo Z ante la falta de respuestas concretas a los reclamos que crecen, y remarcan que no son escuchados. “Nos juntamos varios presidentes de barrios de la zona, en la que coincidimos con las principales quejas hacia el servicio del transporte urbano” comentó Roberto Arrieta, presidente de la Comisión Vecinal del barrio Mini City.

“Por ejemplo, por la ruta 213 los colectivos pasan de largo sin levantar pasajeros en los horarios pico, porque se llenan de gente en la parte de San Isidro, y entonces después no se detienen en ninguna otra parada” señaló Arrieta.

Además agregó que “solicitamos que los colectivos hagan el recorrido por las colectoras y estacionen en las dársenas, no que sigan transitando y parando por el medio de la avenida”.

“Queremos que vuelva una línea que habían sacado, que venía desde el fondo de Itaembé Miní y ayudaba bastante con el flujo de pasajeros, porque circulaba por el medio de los barrios donde hay escuelas, salitas. Como sacaron esa línea se sobrecargaron las otras”, amplió.

Por ello, consideró que “es un padecimiento esperar colectivos en la 213 porque tampoco están en buenas condiciones los refugios“.

Además, “la gente de los barrios no tiene cómo salir o volver a la noche cuando termina el horario de funcionamiento de la terminal de transferencia, porque ahí ya dejan de pasar los colectivos. Queremos que haya al menos una línea que cubra las necesidades de los barrios, por alguna situación de emergencia que pueda acontecer”.

Arrieta recordó que, semanas atrás “hicimos una nota que presentamos a Empresarios Unidos del Transporte Automotor (EUTA), les pedimos una reunión para hablar sobre el tema y ver cómo se podía mejorar la situación, pero nos contestaron que no se veía de qué manera se podía dar solución a nuestros reclamos y que solamente teníamos que hablar con la Defensoría del Pueblo”.

Sin embargo, “nosotros queremos que haya diálogo pero no tenemos forma de comunicarnos con la empresa. Por eso el pasado miércoles hicimos la reunión en Mini City, en la que estuvieron alrededor de veinticinco comisiones barriales. También se presentaron concejales de la oposición pero ninguno del oficialismo, aunque estaban invitados”.

“Los concejales se comprometieron a hacer un pedido para que el director de Movilidad Urbana brinde explicaciones sobre la falta de controles a la empresa. Nunca pusieron ningún inspector de Transporte para que vean como los colectivos pasan de largo todas las paradas, dejando abandonados hasta a los niños, estudiantes, no les importa ni si hace frío o llueve”, cuestionó.

Lectores: 154

Envianos tu comentario