Información General
Profunda división

Tensión sindical: la feroz interna de ATE y CTA en Misiones

La protesta salarial en mayo reveló profundas divisiones dentro de los sectores.

En mayo pasado, una protesta salarial liderada por policías, docentes y trabajadores de la salud pública en Misiones puso de manifiesto una profunda división interna dentro de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). Este conflicto, que venía gestándose desde el año anterior, estalló finalmente entre los dirigentes gremiales durante una negociación salarial.

Las diferencias comenzaron a evidenciarse en las elecciones internas de 2023. La falta de consenso para una lista única llevó a la fractura de ATE. Jorge “Koki” Duarte, entonces secretario general, se enfrentó a Miriam López, su segunda al mando, quien logró obtener el apoyo suficiente para encabezar una lista rival. Esta situación desencadenó una serie de tensiones que culminaron en insultos y agresiones físicas entre ambos sectores durante una negociación en el Ministerio de Salud.

Miriam López denunció a Duarte en la Fiscalía Penal de Posadas por hostigamiento y obstrucción de funciones, acentuando aún más el conflicto. Tras ganar las elecciones como secretaria general, López enfrentó la resistencia del grupo liderado por Duarte y Juan “Chito” Pasamán, quienes se mostraron especialmente críticos con los acuerdos salariales firmados por la nueva conducción.

A lo largo de los primeros meses de 2024, ATE firmó varios acuerdos salariales con el gobierno provincial, sumando un total de 68,5 por ciento de incremento. Sin embargo, el sector de Salud Pública, bajo la influencia de Duarte y Pasamán, consideró estas negociaciones insuficientes y llevaron a cabo un acampe de 17 días exigiendo un aumento del 100 por ciento, logrando finalmente un incremento del 12,5 por ciento.

El conflicto refleja la disputa por el poder dentro del gremio, con un sector acusando a la nueva conducción de firmar acuerdos a la baja y otro destacando la falta de resultados de la anterior dirigencia. López criticó a Duarte y Pasamán por su gestión pasada y defendió las acciones de la nueva administración en busca de mejoras para los trabajadores.

Este enfrentamiento no solo ha debilitado la unidad dentro de ATE y CTA, sino que también ha evidenciado la precarización laboral en sectores como la salud pública, donde muchos trabajadores llevan décadas sin una relación de dependencia formal. La situación actual plantea un desafío significativo para la conducción gremial, que deberá encontrar la manera de reconciliar las diferencias internas y seguir luchando por mejoras salariales y laborales para sus afiliados.

Lectores: 87

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: