La Provincia
El sueño se ha vuelto realidad

Triunfo de la política misionerista en la zona aduanera

Las áreas aduaneras especiales son las zonas donde las operaciones de importaciones y exportaciones de los bienes, servicios y mercaderías quedan exceptuadas de pagar impuestos nacionales.

La zona aduanera fue promulgada por el presidente Alberto Fernández y publicada en el Boletín Oficial. No es para menos. Porque si bien es una facultad de aplicación, no quita el hecho de que compromete al Ejecutivo no sólo cumplir con su palabra, sino también con la Ley.

“Cada vez sueño más con ojos despiertos”, dijo el año pasado el presidente de la Legislatura Carlos Rovira, en un contexto donde la zona aduanera estaba incluida en el proyecto para el presupuesto nacional 2022, aunque no se concretó por un fallo inédito que quedó registrado para la historia: no se aprobó el ejercicio financiero por desacuerdos políticos.

Para entender la magnitud de lo que significa tener este nuevo régimen tributario, es menester mencionar lo que dice el Código Aduanero (Ley 22.415), que define este término como el ámbito “terrestre, acuático y aéreo sometido a la soberanía de la Nación Argentina, en la que se aplica un mismo sistema arancelario y de prohibiciones de carácter económico a las importaciones y exportaciones”.

En este punto, también es necesario aclarar que existen dos tipos de zonas francas: el territorio aduanero general y el especial. En el primero, se “aplica el sistema general arancelario y de prohibiciones de carácter económico a la importación y exportación”. Mientras que en el segundo, que es el que involucra a la provincia, se aplica “un sistema especial arancelario y de prohibiciones de carácter económico a la importación y exportación”.

En síntesis, las áreas aduaneras especiales son las zonas donde las operaciones de importaciones y exportaciones de los bienes, servicios y mercaderías quedan exceptuadas de pagar impuestos nacionales, o bien adquieren una disminución de los tributos. Este beneficio se aplica para normativas vigentes y los que puedan crearse a futuro.

Recordemos que Carlos Rovira manifestó la “inteligencia, la pasión y el carácter” de la Renovación para “generar ideas superadoras” de acuerdo a los intereses de los misioneros. Sobre el veto presidencial, aseguró con firmeza que “no atenúa el esfuerzo y la voluntad” en la gestión para lograr el objetivo de la zona aduanera. Ya en aquel momento vislumbró con convicción de que “tarde o temprano” el Estado nacional “va a acompañar” el tan anhelado pedido. La sesión especial del 2021 fue para el olvido. El proyecto de presupuesto para el ejercicio financiero del siguiente año no se convirtió en ley por desacuerdos políticos entre el

Esto favorecerá a la producción, los comercios y empresas que podrán competir con las asimetrías de Brasil y Paraguay por los costos finales que ofrecerán a los consumidores.

Hasta el momento, Tierra del Fuego era la única en contar con el régimen general. Por lo tanto, Misiones será la primera en el país en contar con un territorio especial aduanero, a pesar de que el Ejecutivo nacional tenga la potestad de aplicarlo en cualquier punto de la Argentina. La diferencia radica en que depende exclusivamente de la gestión de los gobernadores que necesitan adherirse.

Lectores: 202

Envianos tu comentario