Interior
Un ejemplo de honestidad

Leandro N. Alem: encontró dos millones de pesos y los devolvió

Matías Pauluch, el joven que halló la plata, trabaja en relaciones públicas de un boliche y es padre de una nena de seis años. No quiso aceptar recompensa por su buena acción.

Desde la localidad misionera de Leandro N. Alem trascendió un enorme gesto de honestidad y solidaridad de un joven que encontró una millonaria suma de dinero, buscó a los dueños y se los devolvió.

Se trata de Matías Pauluch, relacionista público, un joven que devolvió dos millones de pesos a sus dueños, quienes están pasando una situación compleja con complicaciones en la salud de un hijo, y para lo cual el dinero estaba destinado.

"Fue cerca de la parada de colectivo, pasó una moto con un señor, una señora y un nene en el medio y veo que se le caen un par de cosas porque la mujer tenía un bolso colgado atrás y al caer no se dieron cuenta", dijo.

A continuación, agregó que se acercó y había un juguete, una ropita y más adelante una bolsita blanca que tenía una cartera marrón de cuero: "Abro la bolsa, veo y ahí me empieza a asustar como que me da un poco de nervios, porque nunca vi tanta plata junta”.

Continuó contando que “en ese momento se me dio por ir a averiguar con algunos muchachos que estaban cerca de una estación de servicio, y me dicen que ellos siempre cargaban combustible ahí y que calculaban donde podían vivir".

"Me contacté con un amigo para que me venga a buscar y me encargué de encontrar el domicilio de esta gente y justamente vi la moto afuera y les devolví el dinero”.

Sin embargo, Matías no sabía de la situación que la familia atraviesa. “Ellos comentaron que habían vendido una moto, que habían vendido una chacra porque son gente rural y que tenían un nene que tenía una enfermedad que se estaba haciendo un tratamiento y que necesitaban para moverse porque tenían que viajar", comentó.

"Yo calculo que debe ser un momento feo estar pasando por eso. Yo soy de relaciones públicas de un boliche, tengo una carpintería chiquitita con mi familia y un par de cositas más que hago para hacer un extra. Cuando me acerqué a la familia estaba preocupada, se habían dado cuenta, la señora estaba mal porque había perdido esa plata y me agradeció mucho".

El joven, además, padre de una nena de 6 años, remarcó que no quiso aceptar la recompensa que le quisieron ofrecer en forma de agradecimiento. “Tengo una hija y lo peor que le puede pasar a un padre es tener un hijo que tenga problemas de salud y no me dio la cara aceptar nada. Lo hice porque sentí que era lo que tenía que hacer", expresó.

Lectores: 196

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: