Posadas
El hecho ocurrió en el 2017

Posadas: condenaron a seis y siete años de prisión a dos jóvenes que abusaron de una menor de edad

Los acusados embriagaron a la víctima de 14 años hasta hacerla perder el conocimiento, y luego abusaron de ella.

Durante la jornada del miércoles 24 de agosto, el Tribunal Penal 2 de la Primera Circunscripción Judicial de Posadas, condenó a seis y siete años a Claudio Ezequiel Insaurralde y Ezequiel Zidorak por “abuso sexual con acceso carnal”, de una menor de 14 años que fue embriagada previamente hasta perder el conocimiento.

El hecho ocurrió entre la noche del viernes 21 y madrugada del sábado 22 de abril de 2017 en la vivienda de Insaurralde, ubicada en la zona oeste de Posadas. La causa fue elevada a debate por el juez de Instrucción 6, Walter Ricardo Balor y el por entonces fiscal de Instrucción, Martín Alejandro Rau.

Durante cuatro jornadas, el tribunal presidido por Gregorio Augusto Busse y los vocales subrogantes Miguel Mattos (juez de Instrucción 7) y Juan Manuel Monte (Instrucción 2), juzgaron, hallaron culpables y ordenaron la inmediata detención y cumplimiento efectivo de condena para los acusados.

Pedido del fiscal

El fiscal Vladimir Glinka abrió la jornada de alegatos y sentencias en el Tribunal Penal 2, con el detalle del hecho. Solicitó diez años de prisión para Ezequiel Zidorak como autor del abuso, y siete para Claudio Ezequiel Insaurralde como partícipe necesario del delito.

Durante una hora, el fiscal desplegó su versión de lo sucedido y puso en evidencia que los acusados comprendían la gravedad de lo que hicieron.

Según lo expresado por el fiscal, Zidorak fue el encargado de contactar por redes sociales y mensajes de celular a la víctima de 14 años para que se conocieran en directo en la casa de Insaurralde, y allí engañarla con una presunta “juntada y pizzeada”, que cambió en plena madrugada por un juego de naipes.

Los tres comenzaron un juego conocido como “El nueve”, en el que le tocó perder todas las rondas a la adolescente, por lo que le hicieron beber siete “shots” (vasitos) de vodka, hasta que perdió la consciencia y fue llevada a una habitación donde fue abusada.

Glinka remarcó que los imputados bromearon sobre la minoridad de la víctima: “Mirá que después te toca ‘Lore’” por el penal de Loreto, le habría repetido Insaurralde a Zidorak mientras la menor perdía ronda tras ronda en el juego de cartas.

“Una menor de 14 años contra dos jóvenes de 18 y 22”, resaltó el fiscal y agregó que la víctima declaró en Cámara Gesell “hace cinco años lo mismo que dijo en este debate” y aclaró las consecuencias aún latentes en la menor: “Las pericias psicológicas remarcan que sufre la represión y la angustia en el tiempo”.

Del relato del fiscal en la jornada de alegatos y sentencias, se destacó además que los informes médicos legistas apuntaron que la joven registró 1,5 de gramos de alcohol por litro de sangre, que este umbral fue estimado a las 3.30 del sábado cuando fue rescatada la víctima por su padre que había “estallado el celular de su hija con mensajes y llamados porque su hija se había escapado”, y por tal motivo y al verla inconsciente en la cama, Insaurralde lo llamó para que viniera a buscarla.

Cuando el progenitor llegó a la casa, ya la habían vestido a la menor y le dijeron que se había embriagado nada más. En el hospital se confirmó el abuso cuando fue revisada y se denunció el hecho.

“El plan de Zidorak e Insaurralde estaba en marcha a las 23.08 (del viernes). Cuando se allanó la vivienda se secuestraron 34 preservativos, una pastilla abortiva y gel íntimo. Zidorak ofició del galán del momento e Insaurralde dispuso de la casa, facilitó la situación con bebidas, cartas”.

Glinka fue enfático al apuntar que no existe consentimiento de una menor de 14 años. “Es imposible considerar que ella haya consentido el abuso. Insaurralde la embriagó, el repartía las cartas y siempre perdía ella”.

Defensa de los acusados

José Luis Rey, abogado de Zidorak, fue el primero de los defensores en alegar y enmarcó el caso en “una experiencia lamentable, no querida, a lo mejor la experiencia que vivió no era la esperada” y cuestionó los test de alcoholemia que a los dos acusados le dio negativo y a la víctima positivo.

También sostuvo que “Zidorak pudo confundir la apariencia con la edad de la menor”. Solicitó la absolución de su defendido y que siga en libertad ya que casaría un fallo condenatorio.

Mónica Olivera, como defensora de Insaurralde, solicitó la libertad a su turno y manifestó que la víctima “fue por su voluntad a la pizzeada” y que “no se sintió abusada hasta que despertó en el hospital. El término violada surgió de su familia cuando la vio”. Y sumó: “Insaurralde aportó la casa, bebidas, todo, eso es cierto, pero no para el abuso”.

Sentencia

Los jueces determinaron el rechazo de todas las nulidades planteadas por la defensa y que ambos acusados cumplan en prisión sus condenas.

La víctima, que hoy tiene 19 años, estuvo presente en la sala de audiencia rodeada por familiares. Al instante de oír la sentencia la joven lloró, luego del juicio se retiró y no dio declaraciones.

Lectores: 407

Envianos tu comentario